sábado, 6 de febrero de 2010

¡Carne!


Muchos amigos me escriben estos días y me dicen que quieren vida, que me deje de paseos literarios, gente que camina como cangrejos y demás zarandajas pseduointelectuales. Correos electrónicos cargados de reclamaciones: “Entre tú y yo, ¿qué tal?”. Puedo sentir el codeo en mis riñones y ver el guiño. “Dime, dime”, demandan sin remangarse. Quieren chapotear en el lodo conmigo. Ay, les comprendo.

Marchando una de carne. La trilogía de la carne picada.

J. G. Melon, Prime Burger y Burger Joint, mi pequeño podio de hamburguesas en Manhattan. No tienen nada que ver con cualquiera de las que uno había probado antes. Uno se topa con la lechuga, mientras descubre una rodaja de pepinillo antes de saborear un pedacito de ternera picada recubierta de queso fundido, mientras el ketchup y la mostaza se ocupan de las papilas gustativas más abandonadas del día. Un famoso episodio de la serie Cómo conocí a vuestra madre narra las desventuras de uno de los amigos por recuperar el sabor de aquella hamburguesa que un día le hizo mirar todas las demás con desprecio. A mí me pasará igual.

En Euskadi uno degusta el chuletón, en Valencia la paella de marisco, en Cabo Palos el arroz a banda caldero (gracias, Pablo, por ejemplo, en El Kati) y en Murcia unos michirones. En Manhattan, esta es su especialidad. Un respeto. Sin rubor, sin complejos, adelante con ella. Y si luego uno necesita un par de sesiones de bootcamp, la fiebre de la temporada, adelante.


Ver Nueva York, NY en un mapa más grande

En el corner de mi bloque, J. G. Melon se abarrota todos los fines de semana. Prohibidas las tarjetas, la máquina registradora podría lucirse en un museo de antigüedades de los cuarenta. Menú: Bacon Cheeseburger con patatas fritas y una Budweisser en la barra (propina incluida): 16$. Como siempre, con take away.

“Burger is a Burger is a Burger...Ours is Prime”. Con este lema, Prime Burguer prepara las hamburguesas más populares del centro de Manhattan desde los años cincuenta. Galardonada, contada en el cine y criticada en los periódicos locales, sólo el aspecto de la hamburguesería merece la pena: la barra con taburete fijo al suelo donde los ejecutivos apuran su lunch. A sus espaldas, una galería de asientos con bandeja plegable, como si el cliente fuera un bebé ansioso por su potito. Umm, carne deliciosa, si es roja y sangra, mejor. Ternera de primera.

El hotel Le Parker Meridien del medio Manhattam, un par de calles al sur de Central Park, guarda un secreto. Sólo los neoyorquinos lo conocen. Gaby, abogada y gallega, cinco años en Nueva York, me descubrió Joint Burger, un cuchitril al que se accede por un pasillo oscuro, más allá de la recepción del hotel. Sentados en un taburete de madera, degustamos una hamburguesa completa con una coca cola por unos 10$, propina incluida, antes de ver Invictus.

¿Satisfechos con la carne? Seguro que no tanto como yo.

10 comentarios:

Marta dijo...

¡Juas juas! ¿Los codazos electrónicos esperaban una de este tipo? :P Mmm... a ver que grado de satisfacción muestran los lectores ¡jaja! :)
Y me acaba de entrar un hambre... No soy muy de hamburguesas pero, así descrito, creo que probaría en todos esos garitos. Y menos mal que está cerca la hora de comer.

Ps.- palabra de verificación: "anchote"

MachuPicchu-xD dijo...

En Irlanda conocí a una neoyorkina. Después de que cada uno de los del grupo preparase, en días diferentes, los platos típicos de sus regiones en distintos países (Alemania, España, Italia, Francia, Irlanda...), ella se ofreció a conocinar "una deliciosa receta" que le enseñó su abuela. Casi al únisono le respondimos a modo de broma: "¿Qué es, hamburguesa?". Respondió emocionada: "¡¡¡Síiii, ¿cómo lo habéis adivinado???" ;)
Ya me llevarás por esos lares.
por cierto, espero que mi Macintosh sea waterproof por lo estoy empapando pensando en las NYC burguers...
Disfruta, niño, y sigue haciéndonos disfrutar con tus crónicas.
bssssss!
Ps: palabra de verificación: "splarmo" ;)

Pablo dijo...

Miguel, has olvidado mencionar el caldero cartagenero (parece mentira que te olvides de nosotros). Respecto a las paellas, donde estén las de Pinoso y la provincia...

Si pasas por Greenwich Village, busca en la zona oeste, Corner Bistro, que es otra de las hamburgueserías míticas (queda muy bien decirlo, lo vi en un documental).

Ahora falta reseña musical... Que estás en uno de los corazones del punk.

Un saludo.


Pablo.

Rosa J.C. dijo...

Te recomiendo que pruebes las "Dirty Burger" de en el ThunderJacksons de la calle Bleaker.

Sindo Lafuente dijo...

Pásate por el viejo tugurio de Jim Abbot, un puertorriqueño que prepara las hamburguesas con sobrasada más deliciosas que jamás he probado, en la esquina entre la 86 y la 54th, a la altura de un Starbucks muy moderno. Seguro que añadirás otro post a tu experiencia!
Regards

Sintomático dijo...

Marta, tu palabra de verificación tiene mucha mala leche, ;-). Inteligencia Artificial lo llaman, ¿no?

Machu Pichu, pobrecica tu compi neoyorkina. Aquí todos son muy netos. Hay que conocerlos un poco. Te espero con los brazos abiertos, te debo un paseo en scotter por el Greenwich Village.

Pablo, te estoy fallando. De música ando flojito, aun no he encontrado un buen compinche para ese tema. Pero hay tiempo. Sigo el calendario de conciertos, pero no remato. ¡Um, el caldero y las paellas de Pinoso! Me matas.

Rosa, Sindo, muchas gracias por las recomendaciones. Y por pasaros por aquí :-)
Esto es lo bueno del post, ahora ya tengo excusa para comer más hamburguesas. Quizá en un par de meses, tendré que nombrarlas como El quinteto... y no La trilogía de la carne picada.

Fran Galera dijo...

Bueno bueno no se cumplen totalmente las expectativas puestas en esta entrada pero es un avance, a ver si narras un dia tuyo normal por alli o algo ....
Sigue disfrutando y no te hinches mucho de "harburgüesas"(recuerda que eres murcianico) que luego el deporte que?
Un abrazo y mantednos mas informados.
Fran

Nahum dijo...

Ya era, chico. Que ahora que tienes más tiempo, abandonas a tus fans.

Y añadiría que comer por la calle es bastante sano (para los estándares de los puestos callejeros españoles, vamos).

Yo te sigo recomendando ésta que te pasé en la guía:
The Beekman (15 Beekman St). Seguro que compite con las tres que citas.

Y queremos tus experiencias en el gimnasio de Fordham, eh, no las olvides.

GaZZeTtA dEl XaVVi dijo...

Miguel sigo al dedillo tus entradas. Qué envidia me das jodio!!! Yo te quería preguntar sobre el fútbol... ¿algo interesante que contarme? ¿equipos favoritos europeos para los americanos? ¿es tan "poco popular" como se piensa?. Tell me things ((ya me dices algo en mi blog))!!! Por cierto, ya veremos qué tal el examen, fue este lunes... Un abrazo muy fuerte desde Almansa, de uno que ya tiene la cabeza que paqe´ de los examenes.

Victoria Marrero dijo...

son las 22:15 y tu forma de describrir ese bocado me está haciendo la boca agua... qué maldad!!