miércoles, 18 de febrero de 2009

Travis

Travis tenía catorce años. Sabía lavarse y vestirse solito. Le gustaba beber vino y jugar con el ordenador. Nunca había hecho nada raro, salvo aquella vez que se escapó e interrumpió el tráfico durante horas. El lunes pasado, asomaba en Travis un aire bullanguero y la señora Herold le dió un té con Xanax para calmarlo. Luego llamó a una amiga suya. A las 15:40, cuando la señora Nash aparcó en la entrada, Travis se avalanzó sobre ella y la atacó. Después corrió hacia el bosque. Un policía le pegó un par de tiros y lo mató. La señora Nash reposa con varios huesos rotos en el hospital.

Travis era un chimpacé conocido en Stamford, Connecticut. Había salido en los anuncios de televisión local y los vecinos del pueblo le pedían que posara con ellos en sus fotos. Pesaba 90 kilos, por eso la señora Herold, su dueña, no pudo evitar que golpeara con saña a su amiga, la señora Nash.

2 comentarios:

Marta dijo...

Ostrás con los yankees... ¿¿Pero de dónde sacas estas historias??
Pobre señora Nash. Y... pobre Travis. El poli tenía que haberle dado dos bofetadas a la señora Herold (dos tiros me parecen demasiado...).

[Deduzco de lo que decía Javi que hoy es tu cumpleaños ¡Muchas felicidades!]

María dijo...

vaya, menudo experimento.... al principio me habia dejado un pelin indiferente hasta leer que el chimpancé pesaba 90 kilos.... me imagino que sería un chimpancé mimado, malcriado... es como un experimiento sociológico....