martes, 27 de enero de 2009

Izaskun le pidió trabajo a Zapatero

Reportaje de Maruxa Ruíz del Árbol, en El País:

<<
"Los niños con síndrome de Down son muy luchadores, sinceros y cariñosos y yo no cambio a mi hija por nada". Sin embargo, la mayoría de los españoles prefieren no traer al mundo a hijos con síndrome de Down. Como dice Pilar, de la Fundación, es una decisión muy personal. La Federación Española de Síndrome de Down denuncia que la actitud seca de aquel doctor ["Su bebé será una niña, y tiene síndrome de Down, ¿quieren abortar o prefieren seguir adelante?"] está extendida en la sanidad española y que la falta de información lleva al aborto en el 90% de los casos.
>>

7 comentarios:

Nahum dijo...

Algo parecido contaba muy bien Paco en una columna de NT.

Ya no quedaban niños con síndrome de Down...

wolframio dijo...

Además, es interesante mencionar cuantos inocentes se quedan por el camino simplemente por el porcentaje o probabilidad que arrojan ciertas pruebas y anális... niños y niñas con síndrome de down y otros con una alta probabilidad en sus genes, pero sn el síndrome famoso. La referencia de Nuestro Tiempo que aporta Nahum es más que recoendable.

Y bueno, por está línea, quizá pronto ya no veamos gente bajita, o gorda o simplemente enferma. ¿Hitler no era un mounstruo? Habíamos quedado en eso, ¿verdad?...

María dijo...

a unos amigos de mis padres les dijeron que el bebé que esperaban tenía síndrome de down y al no querer abortar tres medicos, ¡¡¡tres!!!, renunciaron a llevar ese embarazo. Es fuerte... y aunque no sea relevante, o si... al final los medicos se equivocaron, el bebé no tenía ninguna enfermedad... A mi me dejó pensando...

Marisol dijo...

Es un tema delicado. Cuando una mujer tiene más de 35 años, los médicos aconsejan hacer la prueba de la amniocentesis en el embarazo. Si la mujer decide someterse a ella es porque no quiere tener un hijo con síndrome de Down. Si después, en el tiempo de la espera de resultados entran dudas ¿para qué arriesgar la vida del niño? Mejor no pasar por ello.

Comprendo a la mujer que quiera tener a su hijo tal cual llegue, pero también las hay que después de tener un bebé con esta característica han acabado denunciando a los médicos.
El dilema está en la prueba. Hay que tener una seguridad muy alta para realizarla.

Anónimo dijo...

Es muy bonito, éticamente perfecto y religiosamente admirado apostar por traer al mundo a un niño con Síndrome de Down. Sin embargo, considero muy egoista no pensar en el futuro que le espera a ese niño, cuando sus padres falten. Porque, guste o no, la mayoría de las personas con este «peculiaridad» son dependientes y no pueden vivir solos, sin el apoyo constante de su familia.

En ocasiones, como ésta, una decisión dolorosa en un momento, alivia un futuro desesperanzador para una persona, un chico/a con Síndrome de Down que no eligió venir a este mundo, donde los prejuicios están a la orden del día.

sintomático dijo...

Gracias a todos por los comentarios.

La clave: no mirar para otro lado. Esto ocurre, y hay que saberlo.

Conceptos a repasar: "egoísmo", "decisión dolorosa", "alivio", "elegir venir al mundo".

Noemí López Trujillo dijo...

Querido anónimo, nadie elige venir al mundo... Ese argumento no me vale. De todas formas creo que cuando se toma la decisión de abortar no se piensa en el futuro que le espera al niño, ¿por qué iba a ser peor?Lo que se piensa es en el futuro quele espera a esos padres, de lucha y lucha y lucha constante. Y a veces de sufrimiento. Y eso psicológicamente es duro, más que el futuro del bebé.