viernes, 31 de agosto de 2007

Henry, 5 de agosto - 30 de agosto de 2007












En casa siempre hemos bautizado a los animales domésticos con nombres de futbolistas, la mayor parte como jugadores del Fútbol Club Barcelona. La casa del campo es un lugar propicio para cachorros abandonados por madres o dueños que no pueden ocuparse de ellos. Mi madre nunca nos dejaba darles comida porque si lo hacíamos se quedaban. Han pasado por casa perros como Romario o Iru (de Irureta) I y II; gatos como Bahía o Messi. La semana pasada mis sobrinas estuvieron en una Primera Comunión, a las amigas de la niña les regalaron un patito. Pues bien, ayer se ahogó en la piscina el que trajeron mis sobrinas Carmen y Teresa. Ha durado tan poco que ni siquiera se había acostumbrado a su nombre, Henry. No sé a cuál de mis sobrinas se le ocurrió, pero el nombre fue un acierto. Mi padre era el que ponía los nombres a los animales cuando éramos pequeños. Al parecer, mis sobrinas sabían de la costumbre familiar y escogieron directamente de la plantilla del Barça.


Hace un mes el gato Messi llegó al campo con otro cachorrito de su camada. Su hermano, que no llegó a ser bautizado, murió en la rueda del Peugeot de mi cuñado Santiago (aunque, por favor, silencio: les contaron a mis sobrinas que el gato se fue de casa para buscar a su madre y dejó a Messi con nosotros hasta que regrese con mamá gata). El pobre Messi no deja de llevarse golpes. Cuando ya se había acostumbrado a la extraña compañía del pato Henry, que no paraba de seguirle con su movimiento de cuello pendular, zás. El pato ha muerto en la piscina la madrugada del viernes 30 de agosto. Mi madre dice que a las tres y pico escuchó un chapoteo en la piscina. Al parecer Henry estuvo piando durante largo tiempo. Mi madre ha sido reiteradamente preguntada por si no pensó comprobar el estado del pato. “¡Sí, hombre, a las cuatro de la madrugada me voy a levantar por un pato!”. Esta mañana su cuerpecito sin vida fue recuperado del interior de la pisicina con la escoba del agua. Mi madre es la principal sospechosa, por cohecho. Sin embargo, sigue habiendo una línea de investigación tras la pista de Messi, aun sin coartada clara.

Henry. Descanse en paz.
-------
Apunte: La figura de mi madre queda mal en la historia, pero por hacer justicia debe apuntarse que siempre ha sido ella la que finalmente se ha acordado de cuidar, dar de comer y mantener a estos animales, a pesar de su reticencia inicial.


(Actualización, 18:37, 1 de septiembre)


Fotos de mi sobrino Pepe: Messi y Henry.

17 comentarios:

Paco Sancho dijo...

Hombre, Sinto, yo creo que de cohecho nada de nada. Todo lo más, la madre puede ser acusada de un delito de denegación de auxilio.
En cuanto a Messi, imposible: su misión era darle asistencias a Henry.
Pero hay algo extraño, es cierto: Henry no era de los de tirarse a la piscina, no como otros.
Yo seguiría la pista de Santiago, con antecedentes.
Por cierto: ¿Dónde estabas tú la noche de autos?

sigocaminandohacialasestrellas dijo...

Me gusta esta historia. Es cercana y divertida (que no quiere decir que me haga gracia leer sobre patos ahogados misteriosamente en la piscina o sobre madres y cuñados pendientes de investigación)
Sigue así.

Á. Matía dijo...

Este es un caso para Mr Poirot... Messy ya se puede buscar un buen abogado porque...

Qué historia más entrañable

Que descanse en paz, el pato.


Un saludo

Mònica dijo...

Esto de los nombres tiene su misterio. En mi casa había gallinas y un gallo. En realidad, fueron varios gallos, pero sucesivos. Uno tras otro eran bautizados con el poco afortunado nombre de "negret" (negrito, por si es necesaria la aclaración); y uno tras otro fueron muriendo de muerte natural. Nunca se sospechó de las gallinas, por su reconocida falta de iniciativa para nada.
El asunto cambió con el último gallo. Después de él ya no hubo más. Mi padre fue tajante: "Este se llamará Rambo". Desde ese día seis niños asustados dejaron de entrar en el gallinero, por temor a los picotazos de Rambo.
También Rambo tuvo su fin, pero en la olla.

sintomático dijo...

Bonita historia, Mónica. La afición por esas aves me recuerda a la querida O´Connor. Y de eso Sigocaminandohacialasestrellas sabe un rato.

Paco, tenías que ser tú, cómo no, un periodista intrépido, el que pusiera los puntos sobre las íes. ¡Tengo coartada: un sueño atroz! No pude escuchar los ruidos del pato: aunque es cierto que las dos únicas noches del verano que he dormido en casa de mis padres coinciden con las muertes del hermano de Messy y de Henry. Ejem.

Álvaro, Messi necesita un abogado y un psiquiatra.

Á. Matía dijo...

¿Cómo va la investigación?

Oye, cada vez que entro a tu blog me aparece una ventanita de publicidad... qué pesadilla...jeje

Un saludo

Magapola dijo...

¿Qué gatito más mono! Soy fans de gatos. A mí me gustasn los nombre de que se les pone a las personas. El otro día escuché que a una niña la habían puesto "España"...

sintomático dijo...

Á. Matía, lo de la ventanita es un fastidio, es cierto. Prueba a bloquear los elementos emergentes (pop-ups) en el menú Herramientas. La investigación ha dado un giro importante: Messi lleva dos días sin aparecer por casa, según me dicen fuentes familiares.

J. dijo...

Me gusta la historia y cómo está escrita, Miguel: parece un parte bien contado, con suavidad. Mezclas distanciamiento, humor y calidez.

Habría que escribir un libro con biografías de mascotas.

Marta dijo...

Leí tu entrada el otro día y me dio un ataque de risa y un susto a la vez.
Ahora que han pasado 2 semanas desde mi "incidente", confieso -sin detalles-: igual que le ocurrió a tu cuñado, también "murió" un gato bajo una rueda de mi Peugeot.

J. dijo...

No quería decir nada, Marta. Y no he dicho nada. Pero ya que estamos, anda, cuenta, cuenta...

Anónimo dijo...

Miguelón...Susi está intentando publicar algo y no puede. Dale unas clases. lola.

Anónimo dijo...

A la segunda va la vencida,eso espero.
Soy la hermana de sintomatico,y se le ha olvidado contar la historia de otro de nuestro perros recogidos en la casa del campo.
Romario era un perrito ,alegre y feliz,una tarde de primavera ,bajamos del campo,(romario saltaba alegremente detras del coche)al llegar al pueblo,un coche por el carril contrario lo atropello,(sintomatico y mi hermana ana ,presenciaron el hecho en cuestion,no paraban de llorar diciendole a su padre¡Papa,para por favor¡pero ya no habia vuelta atras,¡la maldicion de La colina(asi se llama la casa),empezo a cumplirse.Susi

sintomático dijo...

Susi, eso no hacía falta que lo contaras, que van a terminar denunciando a la familia entera por maltratar mascotas. Qué pena, Romario, era un buen perro. Por cierto, la que lloró fue Ana.

sintomático dijo...

¡Marta, vaya casualidad! Me uno a J.: ¿Cómo fue el incidente?

lateral zinker dijo...

Me ha encantado la historia!!

Seguro que eso de Henry, desaparecido a la semana de llegar tiene muchas lecturas.

Yo seguiría la pista a su ex mujer, que estod días es portada del sun y el daily mirror y anuncia el divorcio más millonario de la historia del deporte.

sobre nombres de animales dómésticos, mi vecino tiene dos perritos de 15!! años que se llaman marilyn y humprey y que confirman que siempre es mejor un cadaver joven.

he entrado por casualidad desde el blog del gran A Matiá pero prometo volver.

lasestrellasestanlejos dijo...

¡¡La Colina!! Parece la casita de veraneo del abuelo de Heidi...