miércoles, 7 de marzo de 2007

Pon un 'qué' en tu vida

Pensar antes qué vas a decir y a quién se lo vas a decir. Esa es una de las premisas que nos enseñan en las facultades de periodismo, en esas asignaturas donde se ensayan los primeros titulares, las pirámides invertidas y los pies de foto. Reflexionaba sobre esto al ver la fecha del último comentario del blog y he sentido la necesidad de dar señales de vida. Pero antes hay que saber qué quiere uno decir y a quién. Estos días hay mucho qué suelto en la actualidad informativa: la sweet back home de De Juana Chaos; la muerte de Coll; el derby Barça-Madrid de la Sexta, etc. También los hay en el ámbito personal: la excelente novela, recién leída, Ácido Sulfúrico, de Amélie Nothomb; la comida del sábado pasado en el monte con unos amigos; el último disco de Arcade Fire, pirateado en la red; los papeles de la beca Fulbright; las visitas a pisos en busca de casa; o el último sábado por la noche.

Sin embargo, un qué se impone al resto.

¿Hay en tu vida un qué grande y orgulloso, que se merezca unas mayúsculas?

6 comentarios:

eresfea dijo...

Muchos.

Ander dijo...

Sí.

Magapola dijo...

El qué lo tengo para los demás, bien grande y en mayúsculas, con interrogaciones y alguna exclamación ¡¡¡¿¿¿QUÉ???!!!

Nahum psicalíptico dijo...

¡Qué mal suena esto!:
"¿Hay en tu vida un qué grande y orgulloso, que se merezca unas mayúsculas?"

Peter dijo...

Es el eterno y sabio saludo navarro: "¿Qué pasa, o qué?"

Rfa. dijo...

Sobrevivo día a día gracias a un pequeño truco: no se trata de tener qués grandes y orgullosos. Se trata de tenerlos pequeños, y saber contarlos como si fueran grandes.
Y que conste que no pretendo ponerme profundo. Sólo hago juegos de palabras con una pizca de sentido.