miércoles, 19 de noviembre de 2008

El tercer pajarraco










Esta vista de la entrada occidental al parque de Schönbrunn (Viena) me recordó a la última escena de El tercer hombre. Me decepciona leer que ese plano de dos minutos se rodó en la carretera del cementerio. Con lo dulce que es la ignorancia. A mí me sigue pareciendo igual, como se ve en el fotograma.

Imagino que visitar Viena y pensar en El tercer hombre debe de ser un tanto superficial. Como si un tipo de Leeds pide una paella en Alicante donde un alicantino no entraría en toda su vida. Pero fue Andy, un austríaco, quien decidió salir del torrente turístico.

El parque, al suroeste del centro de Viena, luce jardines laberínticos e imperiales (tiene un zoo). Los Saboya erigieron el Palacio de Belvedere a principios del siglo XVIII para gozo de su dinastía. Sólo hasta el primer cuarto del siglo XX las familias burguesas han podido pasear por allí. Andy dice que casi todos los días, al salir del colegio, quedaba con sus amigos en el parque.

En lo alto, desde el palacete del Belvedere, se divisa la ciudad, más allá del canal del Danubio. Allí comí el típico frankfurter vienés con mostaza y confundí el horseradish con queso rallado. Arg. Ardía. Apuré la cerveza kaiser, pero hubo lágrimas como puños. Después pedí el tradicional café vienés, con su bola de nata bañada.

De regreso al centro de la ciudad, antes de pasar por la casa tirolesa, José Alberto dijo:

-¡Anda, un faisán!


Y no pude evitar fotografiarlo. Yo dije que era un avestruz, pero también se rieron de mí.

¿Alguien sabe quién es el tercer pajarraco?

5 comentarios:

Nahum dijo...

Con el juego de mentiras que despliega "El tercer hombre" no me extrañaría que, finalmente, la última escena sí se rodara en el parque Schönbrunn.

Demasiada coincidencia, amici.

Vivir Rodando dijo...

Miguel precisamente estaba preparando una entrada para el final del tercer hombre.¿Y no te sonó la música de Anton Karas?

Marta dijo...

Ya me pueden descubrir todos los secretos y recovecos de esa película que nunca cambiará mi forma de mirarla. Es de lo mejor que tiene el cine y con eso basta :)

PS.- el tercero ¿era el que sacaba la foto?

LEC dijo...

"El tercer hombre" una de mis peliculas preferidas, un clásico que no me importa ver una y otra vez. Me encanta la banda sonora. Si algún día viajo a Viena (se incluirá en mi ruta por Centro Europa), investigaré lo de ese extraño pajarraco, que tiene toda la pinta de ser un agente secreto.

VICTORIA MARRERO dijo...