lunes, 7 de mayo de 2007

¿Dónde está Amèlie?

Antes del domingo, "somos de Royal", después, "ojalá aquí la derecha fuera tan moderna y moderada como Sarkozy". Por mi parte, solo digo que Sarko me recuerda a J.J. Santos.
--
Algunas reacciones a las elecciones presidenciales desde l'Espagne: la rabieta y el análisis.


2 comentarios:

Nahum dijo...

La verdad es que estoy admirado de cómo un político es capaz de atreverse a hablar en estos términos (de un reportaje durante las elecciones):

Prometió introducir "la moral" en la política. "Sí, la moral, dijo, una palabra que no me da miedo. La moral, algo que después de mayo de 1968 no se podía hablar (...). Los herederos de Mayo del 68 habían impuesto la idea de que todo vale, que no hay ninguna diferencia entre el bien y el mal, entre lo cierto y lo falso, entre lo bello y lo feo; habían intentado hacer creer que el alumno vale tanto como el maestro (...), que la víctima cuenta menos que el delincuente (...), que no podía existir ninguna jerarquía de valores (...), que se había acabado la autoridad, la cortesía, el respeto; que no había nada grande, nada sagrado, nada admirable; ninguna regla, ninguna norma, que nada estaba prohibido".

Nostalgia de ser francés...

sintomático dijo...

Recuerdo eso de nostalgia de lo que fuimos, de lo que no fuimos y de lo que nunca seremos. Más o menos.