lunes, 6 de noviembre de 2006

Lo fácil

"Quien chismorrea es un embaucador; puede ser un tipo simpático, pero esa debilidad de ir pregonando todo cuanto le pasa por la cabeza lo convierte en un compañero pérfido y mezquino. Kraus es recatado, se reserva siempre algo para sí mismo, cree no tener necesidad de hablar por hablar, y esto deja una impresión de bondad y de vivo respeto. Es lo que yo llamo cultura".
Jakob Von Gunten, de Robert Walser, Siruela, (p. 63).

5 comentarios:

Nahum dijo...

Joé, qué enigmático...

¿Nos hemos perdido algo?

sintomático dijo...

No te has perdido nada, Nahum. Tranquilo. Simplemente, lo leí el otro día. Y me gustó.

Ander Izagirre dijo...

Te gustó y entonces decidiste pregonarlo: así pues, eres un inculto y un embaucador, pérfido y mezquino. Pobre Migué.

furby dijo...

Yo asociaría, "el chismorreo", no tanto a una muestra de incultura, sino a una falta de personalidad. Hay gente que necesita chismorrear, de lo que sea y de quien sea, no contar algo de alguien requiere un sacrificio descomunal para ellos

sintomático dijo...

Furby, conocemos a unas cuantas personas así, desgraciamente. Y lo peor es que hemos chismorreado sobre cuánto chismorrean.